Suscripción

Más Vivo que nunca

Hay dos cosas en el mundo de las telcos en Brasil que son bien sabidas: se trata de un mercado enorme, lo que lo hace atractivo, y que Telefónica quiere, desde hace años, quedarse con la totalidad de Vivo, el mayor operador de ese país.

 

Para lograr este objetivo, Telefónica tiene que encontrar la forma de quedarse con la participación de su socio, Portugal Telecom (PT). Hace un par de semanas, realizó una oferta a PT que supera en un 145% el valor de mercado de las acciones en su poder. A pesar de esto, el directorio de PT la rechazó por considerar que su presencia en Vivo es estratégica para sus perspectivas de crecimiento a largo plazo. No conformes con esta respuesta, los españoles decidieron avanzar directamente sobre los inversores institucionales en PT, algunos de los cuales, como Deutsche Bank y Crédit Suisse, son también accionistas de Telefónica. La idea es que éstos, en su calidad de accionistas, pueden tener intereses y opiniones muy distintas a las del directorio de la empresa.

 

El objetivo final de los españoles es fusionar las operaciones fijas (Telesp) con las móviles. En esta línea se encuentra su mayor competidor, América Móvil, quien se apresta a integrar el funcionamiento de Embratel (fija) con Claro (móvil). Ambos grupos apuntan a reducir costos mediante la integración de las redes y la comercialización conjunta de servicios.

 

En definitiva, esto demuestra que para Telefónica quedarse con la operación de Vivo es un objetivo estratégico de mediano y largo plazo, por lo que habrá que esperar fuertes embates de ésta para lograrlo.


Tags: Celulares Negocios Telefonia

SSLTimeout.