Suscripción

La belle époque

A pesar del contexto inflacionario, o quizás en parte gracias a él, los productos tecnológicos están viviendo una época de expansión. En pleno proceso de renovación, notebooks y celulares atraviesan un momento excepcional, producto de una economía que crece luego del susto del 2009, potenciado por una combinación de dólar cada vez más bajo y una seductora oferta de financiación.

 

El dólar no sólo no sube, sino que debe ser sostenido en su nivel actual ya que el exceso de oferta tiende a empujarlo hacia abajo. El resultado es que el peso se revalúa frente al dólar, haciendo que éste sea más barato. Y si bien se comienzan a oír reclamos por el atraso cambiario, esta situación ayuda a contener la inflación cuando falta un año para las elecciones presidenciales. Así, difícilmente se produzca una devaluación importante del peso en el corto plazo. La resultante es que frente a otros precios de la economía que suben, los productos tecnológicos de origen extranjero son cada vez más accesibles. Y la inflación, fenómeno que al ser negado no genera políticas tendientes a controlarla, hace más atractivas las ofertas de financiación, algunas de ellas realmente agresivas.

 

Sin dudas que las más favorecidas son las notebooks, de las que ingresaron al país en el primer trimestre del año un 186% más en unidades que en igual período del 2009, arañando las 300.000 unidades. Todo un récord. En este caso ayuda también que el proceso de recambio de PC de escritorio se esté dando hacia las portátiles, muy especialmente en el segmento hogar. A pesar de este panorama adverso para las PC de escritorio, las mismas también crecieron, pero sólo un 7%. De mantenerse esta tendencia, no sólo este año las ventas de notebooks serían por primera vez equivalentes a las de desktops, sino también que existen serias probabilidades de que las superen para diciembre próximo.

 

Otros que anduvieron bien fueron los celulares, ingresando en el primer trimestre de este año un 27% más de unidades que un año atrás. De mantenerse esta tendencia, se rompería con la caída sucesiva en unidades en los últimos 2 años del 7% en cada ocasión, según surge del informe “Mercado Celular Argentino”, recientemente finalizado por Carrier y Asoc.

 

 

El caso de los celulares es más favorable que lo que indican los números, ya que este avance se da en momentos en que el mercado de líneas crece lentamente como consecuencia de la alta penetración del servicio, por lo que el de los terminales celulares es claramente un mercado de recambio, donde los smartphones aumentan en participación.

 

Por otra parte, el avance de los celulares se da a pesar de la aplicación del impuesto a los electrónicos no fabricados en Tierra del Fuego. Considerando que si bien los equipos provenientes de la isla crecieron exponencialmente, aún no alcanzan al 14% del total. Esto indica que, tal como se esperaba, el impuesto está siendo absorbido principalmente por los operadores, cuyas promociones se orientan casi exclusivamente a equipos con contrato. De esta forma, el mayor costo es pagado a través del abono.


Tags: Celulares Negocios

SSLTimeout.