Suscripción

¡Atrás, atrás!

Como sucedía con el personaje de la empleada pública de Gasalla, esta semana en Telecom Argentina tuvieron que recular en algunas decisiones, retrotrayendo la situación a unos meses atrás. Todo como consecuencia de la indefinición en relación al ingreso de Telefónica entre los accionistas de Telecom Italia.

 

Primero fue la Cámara en lo Contencioso Administrativo quien suspendió el ejercicio de la opción de compra que Telecom Italia tiene sobre las acciones del Grupo W en Sofora, controlante de Telecom Argentina. De esta forma, los italianos no podrán, al menos por el momento, aumentar su participación en la operación local. Luego fue el turno de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), quien ordenó a la empresa dejar sin efecto los cambios introducidos en la dirección de la empresa, restableciendo el disuelto Consejo de Dirección y revocando la unificación de la Dirección General Operativa y la  Corporativa en una Dirección General Ejecutiva, así como la designación del Director General Ejecutivo.

 

Cuando uno repasa la situación, lo más grave es que si bien hace ya 2 años que Telefónica es accionista de Telecom Italia, todavía el gobierno argentino no pudo determinar si la composición accionaria de la empresa de Telecom Argentina constituye un monopolio en el país. Esta demora es contraproducente, tanto para los accionistas como para empleados y clientes. Para los accionistas porque tanto el quehacer cotidiano como las decisiones estratégicas requieren de una voluntad común, algo que en este escenario no es fácil de lograr. Para los empleados porque viven con angustia lo que puede pasar en la empresa, y eso puede generar que pierdan foco en sus tareas (ni que hablar en los niveles más altos, donde debe haber demasiada política interna). Para los clientes porque si Telecom pierde velocidad crucero como consecuencia de estas distracciones, hay riesgos de que se resienta el servicio.

 

En definitiva, más allá del minué de declaraciones y decisiones administrativas y judiciales, ya va siendo hora de que el gobierno se expida por el tema de fondo, determinado si hay o no monopolio y disponiendo en consecuencia. Es hora de poner punto final a una situación de incertidumbre que sólo puede hacer mal y no bien.


Tags: Negocios Regulacion Telecomunicaciones

SSLTimeout.