Suscripción

Demanda insaciable

La consideración del celular como un objeto de moda, la baja constante de los precios y el agregado de funcionalidades a los modelos básicos, propician que los teléfonos celulares se acerquen al concepto de un perecedero, lo que se traduce en una alta tasa de renovación de los mismos. Así, el año pasado un 36% de los usuarios de telefonía móvil cambió su terminal. Esto surge del informe “Telefonía móvil 2007: Segmento individuos” recientemente finalizado por Carrier y Asociados. Esta tendencia es uniforme para todos los niveles socioeconómicos, evidenciando que el fenómeno va más allá de la capacidad adquisitiva.

 

La tendencia a la renovación se mantendrá durante el presente año, ya que uno de cada cuatro usuarios de telefonía móvil planea cambiar de equipo durante el presente año. El cumplimiento de estas intenciones implicaría un piso de renovación de 8 millones de equipos, con o sin línea.

 

Este fenómeno es positivo para la industria. En el caso de los fabricantes de terminales, el beneficio es evidente, ya que asegura las ventas de sus productos. En el caso de los operadores, la renovación es un buen signo ya que al difundirse terminales más modernos, habrá más clientes en condiciones de utilizar servicios que van más allá de la voz y el SMS, como el envío de fotos, descarga de MP3, acceso a Internet y otros servicios de valor agregado que apuntan a ser los impulsores de un aumento del ingreso promedio por línea (ARPU en la jerga). Por supuesto, también esto es positivo para el mercado de proveedores de servicios de valor agregado, ya que habrá más teléfonos en condiciones de consumir sus productos. En síntesis, todos contentos.

 

¿Y Ud., todavía no cambió su terminal? Cómprelo, se agota…
Tags: Bancos Celulares

SSLTimeout.