Suscripción

Sindicación

La pelea por el ancho de banda

Esta semana resultó interesante ver cómo se daba la discusión en los EE.UU. entre los proveedores de banda ancha (particularmente, el operador de TV por cable Comcast) y sus clientes usuarios de redes P2P, con la intervención de la mismísima FCC (el organismo regulador de las telecomunicaciones). La base de la discusión está en que Comcast restringe el ancho de banda a las aplicaciones P2P (algo similar ocurre aquí con la mayoría de los operadores de TV por cable) bajo el argumento de que las suyas son redes compartidas, por lo que si un grupo reducido de clientes consume mucho ancho de banda termina perjudicando al resto en un área geográfica determinada. En contraposición, los afectados denuncian trato discriminatorio, donde el ISP ofrece distintos anchos de banda en función del servicio utilizado.

 

En realidad, ambas partes tienen razón, pero la base del problema es estructural y responde a la modalidad de funcionamiento de las redes compartidas, que es la forma en que funcionan las redes de cable y las inalámbricas, no así las de ADSL o las redes de datos tradicionales. En las primeras, el ancho de banda se comparte dentro de un área geográfica (cuya cobertura física depende de la densidad de clientes). Por lo tanto, en la medida en que se suman clientes en el mismo área, el ancho de banda disponible debe ser compartido, algo así como más comensales para la misma torta. La solución: poner más tortas. En el caso de las redes ADSL, la conexión es dedicada hasta las instalaciones del proveedor. Aquí puede haber congestión, pero no en el tramo que llega hasta el cliente, sino más atrás en la red. En este caso, aumentar la capacidad resulta más fácil y económico, ya que no implica agregar nuevo cableado.

 

Volviendo a las redes de TV por cable o inalámbricas, al ser redes compartidas los problemas de congestión son bastante más graves ya que no pueden ser fácilmente resueltos. Hay que hacer nuevos cableados o poner nuevas antenas. Entonces, el exceso de tráfico puede "tirar la red abajo" si no se hace nada para limitar el apetito de los usuarios intensivos. Y esto es lo que hacen los operadores poniendo limitaciones al uso de aplicaciones P2P, una opción más rápida y económica que ampliar la capacidad de la red.

 

Esta disputa vuelve a poner en el tapete una discusión que se da internamente entre los proveedores de telecomunicaciones (sean telefónicas o cableoperadores) pero que no se animan a llevar al público porque es muy piantavotos. Y es el tema de cobrar por tráfico. Con tanta aplicación que usa intensivamente el ancho de banda (como P2P, streaming de video, etc.) será algo de lo que tarde o temprano se volverá a hablar.


Tags: Internet Medios Regulacion Tecnologia

SSLTimeout.