Suscripción

Sindicación

Barcelona

MWCNo se trata de hablar del club de fútbol donde milita la esperanza Messi ni de la canción que grabó Freddie Mercury con Monserrat Caballés, sino del congreso que realizó la GSMA (GSM Association) durante esta semana en la ciudad catalana. Quienes siguen de cerca el mercado de las comunicaciones móviles habrán visto toda clase de noticias y de informes sobre lanzamientos, ausencias y declaraciones respecto de esta industria. Como es sabido que las comunicaciones propiciaron la muerte de la distancia, intentaremos hacer un resumen de lo más significativo que quedó de una semana ajetreada en función de lo publicado en diversos medios.

 

Lo más saliente a nuestro criterio fue el cambio radical de foco de la industria en menos de un año. Mientras el año pasado todos los expositores demostraban productos vinculados a la TV móvil, este año hubo un baño de realidad y la tecnología apenas si fue mencionada. Afortunadamente, la industria percibió a tiempo que se estaba aventurando en terra ignota y decidió desensillar hasta que aclare. Su lugar en cambio fue tomado por dos aplicaciones que tienen sí muchísimo más sentido: acceso móvil a Internet y geolocalización.

 

El acceso desde el móvil es claramente la evolución natural de Internet, que si tan útil nos es desde ubicaciones fijas, tanto o más debería serlo en movimiento, amén de la probable sustitución que se dé en algunos casos. Todavía deben mejorar las redes, los dispositivos, las interfases, sistemas operativos y las aplicaciones, pero es un territorio notoriamente más firme que la TV móvil.

 

Por el lado de las redes, la opción LTE (evolución natural el UMTS) parece haber recobrado fuerzas como opción 4G, más aún cuando WiMax genera ciertas incertidumbres luego de que su leading case, Sprint Nextel, se viera envuelto en problemas, tanto internos (llevando al reemplazo de su CEO) como en su asociación con ClearWire para ampliar los alcances de su red. Así, se comienza a instalar el debate de si WiMax (especialmente su fragancia móvil) es una tecnología destinada a ser masiva o si sólo será para operaciones en mercados con determinadas características de nicho. Por otra parte, LTE recibió un fuerte respaldo por parte de Qualcomm, quien a pesar de impulsar su propio estándar 4G (el UMB), anunció que sus futuros chipsets incluirán LTE, lo que permitirá (en teoría) facilitar la migración a LTE de operadores con UMTS, HSPA y EV-DO al mantener compatibilidad hacia atrás con sus dispositivos y estaciones base. Quizás mucho tuvo que ver en esta decisión que ningún jugador de los pesados se decidió por UMB. Algo así como "si no puedes con ellos, úneteles".

 

El de los dispositivos es sin dudas un mercado con una dinámica propia y muy acelerada. Por supuesto hubo un gran número de teléfonos post-iPhone, con pantallas de mayor tamaño y sensibles al tacto, lo que además genera un rediseño de las interfases montadas sobre los más diversos sistemas operativos (Symbian, Windows Mobile, Android). El problema aquí, y ya lo comienzan a manifestar algunos operadores y proveedores de contenidos, es la diversidad y fragmentación de plataformas, que generan complicaciones desde el punto de vista de soporte y compatibilidades. Por eso en los próximos tiempos se oirán crecientemente voces bregando por la necesidad de operar al menos con entornos abiertos y estandarizados.

 

Si bien a algunos les llamó la atención su ausencia, lo cierto es que la no presencia de Apple no fue sorprendente. A fin de cuentas, no tiene nada nuevo para mostrar, luego de varios meses de su iPhone en el mercado y una cobertura mediática inédita. Sin embargo, el resto de los competidores le están haciendo llegar el mensaje de que deberá acelerar el ritmo presentando nuevas versiones, ya que el iPhone naturalmente está perdiendo momentum, y Apple aún no terminó de lanzar su iPhone en todos los principales mercados.

 

En cuanto a la geolocalización (GPS y demás yerbas), es sin dudas el terreno natural de los servicios para quien está en movimiento. Que se le preste más atención es un agregado más que bienvenido que abre un enorme abanico de oportunidades en lo que a aplicaciones se refiere.

 

La convergencia fijo-móvil no podía quedar de lado, y poco a poco pareciera que vendrá por el lado de femtocell (pequeñas celdas celulares instaladas en la casa del cliente y conectadas por banda ancha) que tienen la ventaja de funcionar con los terminales existentes en detrimento de las variables híbridas (típicamente, celular más WiFi). El tema acá seguramente vendrá por el lado de las discusiones respecto del posible impacto de la radiación de la mini celda, viniendo no ya de la terraza o de un edificio vecino sino desde el mismo living en el hogar.

 

Ciertamente hubiera sido mucho más atractivo ir a Barcelona, pero al menos, Internet mediante, uno igual se entera de lo que pasó.


Tags: Celulares Internet Medios Negocios Tecnologia

SSLTimeout.