Suscripción

Sindicación

Y comieron perdices

Y ya que hablamos de triple play, poco después del cierre de la edición anterior de Comentarios se difundió que el gobierno autorizó formalmente la fusión entre los dos más grandes operadores de TV por cable de Argentina, Cablevisión y Multicanal. La noticia en sí no sorprendió en absoluto, ya que desde el gobierno nunca se había emitido ninguna señal de cuestionamiento a la fusión, al tiempo que la empresa venía funcionando como una sola desde prácticamente un año atrás.

 

Desde la perspectiva del usuario/cliente, no cambia prácticamente nada. Al ser dos redes que mayormente se complementan en lugar de superponerse, no limita la capacidad de elección existente del usuario. Por esto mismo, resultan patéticas las declaraciones de algún autonominado defensor de los derechos del consumidor, quien criticó la medida porque, según su visión, "con un solo operador, quien no está conforme con lo que ofrecen no puede cambiar de empresa". Habría que recordarle que mayormente esto fue siempre así, por lo que no es atribuible a la aprobación de la fusión.

 

Donde sí cambia el panorama es en el caso de las señales proveedoras de contenido. Estas deberán ahora negociar con un cliente único (en vez de dos) y muy grande, consecuentemente con mucho poder. Aquí entonces se podría hablar de monopsonio.

 

Lo interesante de la resolución por la cual se autoriza la fusión es que introduce algunas obligaciones que son más típicas de una empresa de telecomunicaciones, como la extensión geográfica del servicio (tanto de TV como de Internet), conexiones sin cargo a escuelas, hospitales públicos, comisarías y cuarteles de bomberos, tarifas sociales (abono reducido y un mínimo de 10 señales), entre otros compromisos.

 

Ante la existencia de un gran operador de TV paga, el ingreso de las telefónicas al negocio es ya casi una obligación. Son las únicas en condiciones técnicas y económicas de convertirse en una alternativa tanto para los usuarios (mayormente en los hogares por donde pasan las redes de TV por cable también lo hacen las redes telefónicas). También lo serían para los proveedores de señales, que verían así surgir nuevos compradores para sus contenidos. Visto así, esta aprobación se convierte en la antesala de una autorización para que las empresas de telecomunicaciones puedan, finalmente, ofrecer servicios de TV.


Tags: Medios Negocios Regulacion

SSLTimeout.