Suscripción

Sindicación

Buscando el modelo

Desde hace un tiempo ya, los operadores móviles ven en la música un arma para mejorar su negocio. Sin embargo, hasta ahora es poco lo que han logrado, más allá de los ingresos por ringtones. Las descargas directas al teléfono no prosperan por falta de difusión de redes y terminales 3G y por la competencia que supone el uso de cables USB para transferir tracks de música gratuitamente desde la PC. Sin embargo, esto no desalienta a los operadores, quienes siguen buscando el modelo adecuado. En este aspecto, esta semana hubo un par de anuncios en el Reino Unido que evidencian que la búsqueda aún sigue.

 

Por un lado, Vodafone anunció un acuerdo con la tienda de música online Omnifone para ofrecer descarga ilimitada de música en los celulares por un abono semanal de £ 1,99 (casi £ 8 mensuales, o unos US$ 16) que incluye también el tráfico de datos asociado. La plataforma se llama Musicstation y tiene la particularidad de que si bien almacena la música favorita del usuario en la memoria interna o removible del celular, tanto los tracks como las listas son registradas fuera del terminal. Por lo tanto, si el cliente actualiza, pierde o le roban el celular, el equipo de reemplazo automáticamente repone la música, las listas y las preferencias que tenía. Se trata entonces de un servicio que es independiente del terminal (aunque por ahora, no del operador). Pero al pagar por un servicio y no por los tracks, desde el momento en que el cliente deja de pagar por éste, pierde el acceso a toda la música descargada. Como el servicio no cobra por la descarga, se trata claramente de una herramienta de fidelización más que un negocio en sí mismo (al menos para el operador).

 

Menos creativo fue el modelo de Nokia, quien lanzó el Nokia Music Store, inspirándose claramente en el iTunes de Apple. Nokia vende tracks por £ 0,80 y álbumes por £ 8. La música puede ser descargada a una PC con Windows y de allí transferida a un celular Nokia (hasta ahora, sólo un par de modelos). Por supuesto, si el cliente cambia por un terminal de otra marca, sólo podrá escuchar música en su PC, pero no en su nuevo equipo. Aquí, ya más que de fidelización habría que hablar de toma de rehenes.


Tags: Celulares Medios Negocios

SSLTimeout.