Suscripción

Sindicación

¿Techo a la vista?

En la semana de Expocomm fue inevitable que en las distintas charlas se mencionara particularmente a los dos negocios estelares de las telecomunicaciones de los últimos tiempos: celulares y banda ancha. Particularmente en este último, las proyecciones de crecimiento para  el año próximo realizadas por los operadores están en línea con el avance reciente, sin signos de desaceleración. No obstante, teniendo en cuenta la configuración actual del modelo de banda ancha, surgen algunos interrogantes que vale la pena analizar.

 

Para fines de este año se espera que la cantidad de conexiones de banda ancha alcancen los 2,5 millones, y en función de las proyecciones de los operadores para el 2008, la estimación para diciembre de ese año sería de unos 3,2 millones de conexiones. Considerando que un 10% de esas conexiones estén en el segmento de las organizaciones, tendríamos unos 2,9 millones de hogares conectados a banda ancha en poco más de un año.

 

Por otra parte, a fines de este año habrá unos 4 millones de hogares (40% del total) con al menos una PC, cifra que podría elevarse a los 4,5 millones a fines de 2008. Esto marcaría una cierta capacidad para absorber el crecimiento de las conexiones de banda ancha previsto para el año próximo. Pero (siempre hay un pero), existen aproximadamente 1 millón de hogares que tienen PC pero no se conectan a Internet. Aquí influyen diversos factores, como máquinas demasiado viejas o equipos aptos que dejaron de funcionar adecuadamente ante el impacto de virus, spywares y otros males, cuya solución a veces escapa al usuario básico sin conocimientos.

 

Internet y TVVisto así, para el 2009 estaríamos llegando a un techo de crecimiento. Pero este techo solo existirá si se sigue en el camino de una banda ancha que gira en torno a la PC. Otra alternativa es apuntar al electrónico presente en el 95% de los hogares argentinos: la TV. Surge entonces inevitablemente el tema del Triple Play, pero no ya como la posibilidad de dar servicios de televisión sobre la red de las telefónicas, sino como una forma de, además, permitir el acceso a Internet desde la TV.

 

Más allá de la adaptación regulatoria que esto requiere, también implica un cambio conceptual en el modelo de acceso a Internet: pasar de un terminal potente pero complejo (la PC) a uno más limitado pero simple (la TV). La idea es que el STB (set top box, conocido en estas tierras hasta el momento como decodificador digital) actúe de computadora/terminal y la TV simplemente de monitor. La ventaja de este modelo es que permite llegar a un público más amplio, que, parafraseando al ex presidente, no quiere, no puede o no sabe interactuar con las complejidades de una PC (actualizaciones de sistema operativo, manejo de firewall, antivirus y antispyware, etc.).

 

En este modelo, toda la complejidad queda del lado de la red, tal como hoy sucede con la red telefónica o la red de TV por cable o satelital. ¿Acaso alguno de nosotros tuvo que "actualizar" algo en su teléfono o TV para acceder a los nuevos servicios que se vienen dando en los últimos 15 años? Si este modelo funcionó tan bien para la telefonía y la TV, también debería hacerlo para Internet. Y más aún en un momento donde, además de los contenidos, cada vez más las aplicaciones residen en la red, tal como sucede con los webmail o, en una etapa inicial, con aplicaciones de oficina.

 

Estamos entonces frente a un momento clave en la convergencia, donde la misma se da tanto en los dispositivos como en las redes. De esta forma, el Triple Play ya no es sólo un modelo tecnológico que permite a las empresas de telecomunicaciones ingresar al negocio del entretenimiento. Es también un modelo que puede tener un profundo impacto en el desarrollo digital de la población. Es difícil oponerse a esto.


Tags: Internet Medios Negocios Regulacion Tecnologia Telefonia

SSLTimeout.