Suscripción

Sindicación

Ruido preventivo

La disputa entre telefónicas y cableras por las intenciones de las primeras de incursionar en el negocio de la distribución de contenidos televisivos tuvo ayer un nuevo round. Se trató del fallo de la justifica federal donde se pronuncia en contra de la posibilidad de que las empresas telefónicas puedan brindar servicios de radiodifusión al hacer lugar a un recurso de amparo presentado por la ATVC (Asociación Argentina de Televisión por Cable). En el fallo, la justicia sostiene que "las empresas telefónicas carecen de legitimidad para incursionar en el mercado de los servicios de radiodifusión", según lo establecido por la normativa vigentes.

 

A partir de aquí, surgen algunas reflexiones.

 

La primera es que suena un poco ridículo que un juez deba decir que algo está prohibido cuando la ley ya lo hace. Si así no fuera, sin dudas que algunas telefónicas ya estarían dando el servicio. Parece un uso innecesario de los recursos de la justicia (que tiene bastantes cosas pendientes por resolver, dicho sea de paso).

 

La segunda es que es claramente injusto que las empresas entrantes de telecomunicaciones (Ertach, Iplan, Global Crossing, Telmex y tantas otras) también se vean impedidas de incursionar en este negocio, siendo que no son las herederas de Entel y que, además, ingresaron al mercado argentino y se desarrollaron en un marco de competencia. La prohibición que cae sobre ellas no tiene fundamento racional.

 

La tercera es que si las telefónicas (o más específicamente, Telecom y Telefónica) no pueden dar servicios de radiodifusión por ser empresas de servicios públicos, entonces tampoco debería habérsele permitido hacerlo a las cooperativas, quienes sin embargo sí fueron autorizadas tiempo atrás.

 

Están dadas las condiciones para que esta "amenaza" se convierta en una oportunidad. Autorizar a las telefónicas a dar servicios de radiodifusión es una excelente ocasión para terminar de profundizar la apertura del mercado de telecomunicaciones, apertura prevista en el 2000 y que quedó trunca. Se trata no sólo de permitirles a las telefónicas dar servicios de TV, sino obligarlas también a abrir sus redes (desagregación del bucle), establecer condiciones de interconexión, implementar la portabilidad numérica, etc. De hecho, mercados como el europeo están dando la pauta de los beneficios de un mercado en competencia, donde la TV, como tantos otros contenidos, está viajando por las redes de las telefónicas. Es una oportunidad única que sería bueno aprovechar.


Tags: Internet Medios Negocios Regulacion

SSLTimeout.