Suscripción

Sindicación

Renovación y cambio

Es indudable que en los últimos tiempos Yahoo fue perdiendo terreno, abandonando su posición de referente en la Web a manos de Google. Y esta situación terminó de blanquearse esta semana con la renuncia de su CEO, Terry Semel, cuyo lugar será ocupado por Jerry Yang, uno de los dos fundadores del portal.

 

Más allá del arrasador avance de Google en los últimos años, también Yahoo tuvo su cuota de responsabilidad en esta situación. Conviene recordar que el sr. Semel llegó a Yahoo seis 6 años atrás proveniente de Warner Bros. Eran tiempos en los cuales estaba de moda la idea de la fusión de empresas de Internet y de contenidos, situación que llevó también a AOL a fusionarse con Time Warner con lamentables resultados. En el caso particular del CEO saliente de Yahoo, hay un dato que publicó tiempo atrás el semanario The Economist que es revelador: Semel, de 64 años, no había utilizado el mail hasta su llegada a Yahoo. Claramente estaba conceptualmente fuera del mundo en el cual debería desenvolverse y conducir la empresa. Un error demasiado grande por parte de quienes lo contrataron.

 

Quizás el no tener un background tecnológico ni pertenecer a una generación digital hizo que dejara pasar negocios que hubieran sido clave para su suerte y la de Yahoo. En el 2002 evaluó la compra de Google pero le pareció muy cara. Luego el valor de Google se multiplicó por decenas. También estuvo interesado en YouTube, pero Google se lo arrebató de las narices. Lo mismo le pasó con Doubleclick. Y perdió la posibilidad de comercializar MySpace, también a manos de Google. En otras palabras, dejó pasar muchos trenes.

 

La situación de Yahoo ahora, con uno de los fundadores al timón, no está exenta de incertidumbres. Por un lado, poner al frente a una persona sin experiencia en la tarea es una apuesta a seguir con detenimiento. Por otra parte, en los EE.UU. se manejan diversas posibilidades, llegando al extremo de que Yahoo se retire del negocio de las búsquedas, tercerizándolo en Google (como hiciera en el pasado hasta que el hoy über buscador tomó vuelo propio y la relación se acabó). La idea sería reasignar los recursos humanos y financieros a otros proyectos que apuntalen el rol de Yahoo como portal y que lo diferencien del rey de los buscadores.

 

Por el momento son hipótesis que se barajan y no hay nada firme. Pero la sola evaluación de la alternativa habla a las claras de que lo que Yahoo necesita es un sacudón importante.


Tags: Internet Medios

SSLTimeout.